Saltar al contenido

Bastet y el culto a los gatos

diosa gata

Los vislumbrantes rasgos felinos de Bastet y su capacidad de influir en el Antiguo Egipto le valieron para que fuera venerada y homenajeada por la cultura egipcia. Su determinación para proteger al faraón la catapultaron como una diosa de enormes cualidades tanto en la religión egipcia como en lo moral.

La Diosa del Amor

Bast o mejor conocida como Bastet fue una diosa perteneciente al Antiguo Egipto que fue adorada a partir de la Segunda Dinastía en el 2890 a.C. Su figura se asociaba al amor,  a la protección y a la armonía.

Era recordaba como la cuidadora de los hogares y templos que hacían vida en la civilización egipcia; se caracterizó por ser la Diosa cuando ocurrió la guerra en el Bajo Egipto que formaba parte de la región Delta del Nilo, esto muchísimo antes a que se estableciera la unificación cultural del pueblo egipcio.

Otras de las alternativas a su posible lugar de origen es atribuido al desierto libio.

Rivalidad con Apofis

La Diosa Bastet se caracterizaba por su dulzura maternal, su amor por el hogar y por la fiel protección de sus hijos.

Se consideraba como una deidad llena de abundancia y amante del placer, obteniendo elementos de vinculación pacifica atribuidas a diosas como Sejmet.

Como los gatos eran sus animales preferidos, las serpientes despertaban odio y enemistad para Bastet, aspectos que principalmente venían provenientes de Apofis.

La rivalidad entre estos dos personajes, condujo a que la Diosa con rasgos felinos defendiera rotundamente a su padre Atum y atacara con sus garras a Apofis.

Bastet curiosidades

 “El Alma de Isis”

Al relacionarse con Isis, Bastet se convertía en “el alma de Isis”, sin embargo, sus dotes para el baile y la música se asocian fundamentalmente a Hathor.

La cultura egipcia establecía que su nombre provenía de un jarrón bas y de una hogaza, originando el término “jarra-bas”, que significaba alguna especie de recipiente que estaba compuesto por perfumes muy comunes de las tradicionales festividades de Egipto.

¿Cuál era la representación animal de Bastet?

Su representación es la de un gato, o en su lugar una mujer con cabeza de gato; esta llevaba siempre en su poder una cruz de la vida egipcia (ankh), o en muchas ocasiones la utilización de un instrumento musical llamado sistro.

El pueblo en homenaje bailaba y tocaba frecuentemente música que maximizara el culto hacia su persona.

La aparición de la veneración hacia ella data aproximadamente de la IV dinastía.

Bastet fue comparada con la Diosa griega Artemisa

Establecimiento del culto hacia Bastet

Durante los primeros años de la civilización egipcia se da lugar el culto de Bastet. Este con el paso del tiempo sería mucho más grande, conllevando a que fuera mencionada en obras reconocidas como textos de las Pirámides y Libro de los Muertos

La vieja ciudad de Bubastis se encontraba completamente consagrada hacia su culto, la peculiaridad más anecdótica era que de esa zona provenían centenares de felinos momificados, que a la postre serian enterrados en homenaje a su memoria.

El simbolismo de los gatos

 La relevancia de su culto fue súper imponente, ya que en los templos egipcios se acostumbraba a criar gatos que destacaran su personalidad; así mismo, a la muerte de estos se procedía a la constitución de tumbas especiales para su sepultura.

La expansión de este tipo de cultura pudo expandirse a través de necrópolis como las de Tanis, Tebas, Beni Hassan, Saqqara y Bubastis.

Bastet simbolo

El Papel de los gatos en la guerra

Los pobladores del Antiguo Egipto comentaban que los gatos eran manifestaciones divinas de la Diosa Bastet, inclusive, diferentes leyendas cuentan que el ejército persa derrotó a Egipto, porque estos últimos se negaron a combatir por la presencia de gatos en los escudos de los persas.

Los egipcios se sentirían debilitados e incapaces de combatir por el simple temor de lastimar a los gatos que formaban parte del enfrentamiento, un aspecto que originó la perdida de la ciudad de Pelusio (actual Puerto Said).

Protectora del Faraón

Por ser considerada como Diosa que protegía al Bajo Egipto, Bastet era observada como una clara cuidadora del faraón, una faceta que muy tempranamente fue reconocida por el también Dios Solar Ra, obteniendo los títulos de “Ojo de Ra” y “Dama de la Llama”.

Siglos más tarde Bastet fue denominada “Diosa del Norte”; por otro lado, recibía el pseudónimo de “cuidadora y madre del faraón” en los textos pertenecientes a las pirámides del faraón Unis.

Y al igual que Sejmet fue conocida como “Dama del Oeste”, la deidad Bastet fue bautizada con el nombre equivalente de “Diosa del Este”.

Pérdida de reconocimiento

El impacto de Bastet en la civilización egipcia fue disminuyendo paulatinamente con respecto a Sejmet, que se resaltaba como una “Diosa leona de la guerra”, un atributo que fue muy conocido en la cultura ya unificada delAlto y Bajo Egipto.

¿Cómo se denominaba la fiesta en honor a Bastet?

La celebración en honor a la Diosa Bastet tenía lugar en Bubastis, lo más llamativo del evento era que se denominaba “Fiesta de la embriaguez”.

A lo largo de dicha fiesta, los asistentes bebían grandes cantidades de vino y bailaban y tocaban música durante toda la noche.

Otro dios que quizás te interese: Anubis, dios de los muertos y del más allá

El objetivo de la celebración radicaba en que la deidad se sintiera alegre e importante, procurando evitar su disgusto y el peligro que se convirtiera en una real “leona enfurecida”.

Se estimaba que durante cada año al conmemorarse el festival, la ciudad atraía a más de 700.000 mil visitantes que llenaban sus calles. Llegaban con la presencia de innumerables y efervescentes barcos de los que descendían hombres y mujeres que querían disfrutar junto a la Diosa Bastet.

“Diosa de la Luna”

La dominación del Antiguo Egipto por parte de los griegos, hizo que Bastet se convirtiera en la Diosa de la Luna. Según la mitología helena, con el nombre de gato en griego (Ailuros) se le conocía a la deidad egipcia de características felinas que se asoció con Artemisa.