Saltar al contenido

Anubis, El Dios de los Muertos y del Más Allá

mito de Anubis

Anubis, el dios de los muertos con cabeza de Chacal, fue uno de los máximos exponentes de la religión egipcia. Adorado y temido, era el guardián de tumbas, el maestro de la necrópolis y el patrón de los embalsamadores. 

La antigua denominación del dios egipcio Anubis era “Inpu” que significaba “el del chacal”. Un animal que en el antiguo Egipto vagaba por las noches en los cementerios en busca de cadáveres de los que alimentarse. 

Dios de la muerte

Se caracterizó por ser el primer dios de los muertos y trascendió al segundo plano al suceder el culto a Osiris, en este último recaería el legado del Mas Allá. Del panteón egipcio es uno de los dioses que más perduró su culto en el tiempo. De hecho se encuentra su  presencia en las paletas predinásticas de Nagada

Los enunciados de Unas lo asocian al ojo de Horus, mientras que en el libro de Las Cavernas aparece como el servidor del muerto en el Mas Allá actuando como iluminador con la luna. 

Tuvo un papel destacado presidiendo las sepulturas y fue el “abridor de caminos” del norte, al igual que lo había sido Upuaut en el Sur. La relevancia en el norte conllevó a que fuera comparado con Osiris que era dueño del reino del Mas Allá. 

Anubis, el embalsamador de los muertos

Ejercía como patrón de los embalsamadores, ya que a que él se le consideraba embalsamador de los dioses al haber colaborado con Isis en el embalsamiento de Osiris

Lo que le hizo obtener los títulos de “El que preside la tienda divina”; o en su defecto, el nombre de “El que esta sobre las vendas”

Se le tenía como el Dios de la momificación que velaba por el fallecido en el momento de asistir al tribunal. Así mismo, el libro de los muertos indica que Anubis en su comitiva presidia a 7 espíritus, los cuales eran Amset, Hapy, Duamutef, Kebehsenuf, Maa-an-tef, Jerybakef y Mejenti-irti. 

Anubis mito

Por otro lado, se le atribuye la personificación asociada al solsticio de verano al igual que Upuaut para el invierno. 

Fueron múltiples las denominaciones que recibió Anubis, entre las más destacadas se evidencian: “Señor de los Occidentales”, “El que abre las puertas de abajo”, “Señor del país sagrado”, “Señor Rosetau” y “Señor de las Cavernas”. 

“El que Cuenta Corazones” y el “Señor de las Vacas Lecheras”

Con la llegada del Reino Nuevo Anubis es considerado “El que cuenta corazones”, ya que el colocaba sus manos al fallecido con el objeto de quitarle el corazón y mandarlo a juicio.

Este estaría en perfecta vigilancia y se le suministraría un amuleto con símbolo de escarabajo

En el plano de los sortilegios amorosos era nombrado como el Dios al que se debe rogar

Y al evidenciarse un claro parecido con la vaca sagrada, fue tildado con el nombre de “Señor de las vacas lecheras”; mientras que en Meroe, se le presentaba realizando donaciones de leche en compañía de Isis para las mesas de ofrenda.

Anubis simbolo

¿Quiénes fueron los padres de Anubis?

La recopilación de información antigua no describe la presencia de un padre y una madre oficial de Anubis, pero si se desprende la posibilidad de que haya sido hijo de Seth, o en su defecto, hijo del adultero de Osiris y Neftis

Se cree que Osiris al estar borracho y junto a Neftis engendró a Anubis, aunque la esposa del Dios era Isis.

Por otro lado, teorías distintas señalan que Neftis se hizo pasar por Isis e hizo que Osiris cayera en su trampa

También, Anubis es conectado familiarmente como hijo de Seth y Neftis y para la síntesis solar es descrito como hijo de Ra y Neftis

La representación física de Anubis

Físicamente se le conocía por ser un hombre con cabeza de chacal que sostenía el cetro real, de color negra era su cara como representación de la putrefacción de los cadáveres y de la tierra fértil, como estandarte de la resurrección. 

En algunas circunstancias se reconoce por tener apariencia de perro que custodia a Isis; en lo que respecta a su descripción como chacal, se debe fundamentalmente a los hábitos que tienen estos seres de desenterrar las tumbas existentes con el fin de alimentarse. 

Perro que observa en las tinieblas y en la luz

Las afirmaciones de Plutarco establecen que Neftis engendró a Anubis, cosa que reconoció inmediatamente su hermana.

La historia de Neftis se asocia a lo que pertenece a la tierra, algo que es contrario con las características de Isis. 

La presencia de Anubis contempla la unión de ambos lugares; por una parte, la figura de un perro en el horizonte que observa en las tinieblas y en la luz. Muy escasamente era visto como serpiente y esto solo ocurría en Heliópolis.

El culto hacia Anubis

Tenía una relación muy estrecha con Jenti-Amentiu, puesto que en el nomo XVIII perteneciente al Alto Egipto actuó fusionadamente con su Horus local que llevó el nombre de Hor-Anubis.

Tuvo prestigio y culto de muchos lugares como Cinopolis, Assiut, Menfis, Licópolis y en varios santuarios adscritos a las necrópolis. 

Un aspecto sumamente relevante era que los sacerdotes usaban máscaras de Anubis para realizar los funerales. Todos los 22 del mes de Mesore (25 de julio – 23 de agosto) se llevaba a cabo su fiesta; al mismo tiempo, el animal sagrado seleccionado por Anubis era el perro, cuyas momias fueron halladas en innumerables ocasiones.  

Por medio del sincretismo Anubis en conjunto con Upuaut se convirtieron en generales que participarían con Osiris en los acostumbrados viajes civilizadores.

Su actuación en la sala de juicios 

En la Sala del Juicio se ejercía solemnemente un ritual para traspasar el alma de los muertos, la cual se caracterizaba por tener los elementos de la verdad y la equidad. 

La actuación de Anubis era indispensable para el juicio de Osiris, primero guiaba al difunto y una vez allí colocaba su corazón en una balanza. Momento en el que 42 dioses le realizarían preguntas al fallecido para determinar su valía y su destino entre los muertos.